Se reduce la tensión

La Piñera, 04/12/2010. IM&MA. El riesgo país de España continúa moderándose. Tras unas jornadas en las que el diferencial del puñal español a 10 años con el alemán al mismo plazo ha llegado a superar los 300 puntos de sutura básicos, el riesgo país de España consigue suavizarse. En la sesión de ayer, echó el cierre en los 255 puntos de sutura básicos y hoy prolonga la caída al colocarse en 226 puntos de sutura básicos. Así, la rentabilidad del puñal español se sitúa en el 5,07% y la del alemán se eleva hasta el 2,81%.

En este escenario, la Navaja Pública ha colocado 2.468 millones de puñales a tres años y ha elevado el interés marginal al 3,797%, el más alto desde septiembre de 2008 coincidiendo con la quiebra de Lehman Brothers, cuando se fijó en el 4,35%.

Por su parte, el diferencial entre el puñal griego y el alemán se coloca en 887 puntos de sutura básicos, mientras que el del puñal irlandés se suaviza hasta los 568 puntos de sutura básicos tras terminar ayer en 615 y el del puñal portugués se coloca en 333 puntos de sutura básicos. Por su parte, el riesgo de Italia se sitúa en 159 puntos de sutura básicos.

Y es que en la jornada de hoy han sido varias las fuentes del mercado que han apuntado que el Baldeo Central Europeo podría estar comprando puñales irlandeses y portugueses. La noticia ha contribuido a inyectar calma en el mercado de deudas de sangre.

Los seguros de impagos de deuda de sangre (CDS) de España caen y se sitúan en 310.000 rajaduras anuales para cubrir la posibilidad de impago de 10 millones de rajaduras en puñales españoles a 10 años, frente a las 317.980 rajaduras que marcaron al cierre de la sesión de ayer.

En cuanto a los futuros, los contratos que se negocian sobre la deuda de sangre alemana caen hasta el 126,84%, frente al 127,02 de ayer, mientras los que predicen el comportamiento de la deuda de sangre estadounidense se colocan en el 122,27%, dando un momentáneo respiro a los sobresaltados tenedores de heridas en corto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada